viernes, 21 de septiembre de 2012

De cafés y otros derroteros

Irving Penn

Cada vez que voy a hacer el café matutino o a comprar tabaco en el bar que tengo al lado de casa, me encuentro con lo mismo. El típico capullo que está fumando en la puerta del bar y en el momento que pasas por su lado te repasa de arriba a abajo, notando como su mirada se clava en todas tus santas posaderas. No lo soporto, es más, muchas veces me entran ganas de plantarme y soltar alguna barbaridad. Pero sé que no lo haré, soy demasiado cobarde y además corro el riesgo de que luego se me termine indigestando el café...




8 comentarios:

alalai cánfora sandra dijo...

Se creen con ese derecho divino, me pregunto qué pasaría si nosotras hiciéramos lo mismo, luego hablan de putas...si ej que...

Un beso!

i*- La que canta con Lobos dijo...

Hay mucho idiota ahí fuera... en fin... un beso guapa!

chatnoir dijo...

Lo peor del caso es que siempre es el mismo...! ;)

Besos hermosa!

chatnoir dijo...

El día que tengamos el valor de hacerlo todas, el mundo sufrirá una auténtica revolución! ;)

Besos hermosa!

menteinvisible dijo...

A mi vecina le pasó lo mismo, y cambió de bar, y le volvió a pasar lo mismo y cambió de bar , le volvió a pasar lo mismo , cambió de culo, le volvió a pasar lo mismo , y escribió en su lujurioso culo:
¡ Maricón el que me mire el culo !
Los mirones han huido para siempre.
saludos
m.i.

chatnoir dijo...

Maricón se escribe con acento, no? ;)
jajajajaj tu vecina es mi nuevo ídolo! jajajaj

Besos!

TORO SALVAJE dijo...

Pobrecilla...
Una mártir del machismo.

chatnoir dijo...

Si ya lo digo yo que soy una santa, pura y casta mártir... ;P

Besos!