jueves, 20 de septiembre de 2012

Doce metros cuadrados

Larry Clark

Todo mi mundo era una habitación de doce metros cuadros. Diminuto espacio en el que el caos campaba a sus anchas. En él cabían sueños, risas, lágrimas, ilusión, las primeras decepciones, las temibles inseguridades, libros amontonados por todas partes, sonrientes fotografías en Photomaton, cientos de esbozos bajo la cama, cigarrillos escondidos estratégicamente, discos de vinilo desperdigados por todas partes, alguna que otra partitura magullada, la vieja mesa de dibujo herencia de mi padre, temporales pósters de efímeros ídolos, la vieja cadena musical de tercera mano, las primeras caricias, los primeros besos y sobre todo los Stones sonando a todas horas...










  


4 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

El paraíso en doce metros cuadrados.

Besos.

chatnoir dijo...

Ya te digo! - aunque para mis padres eso era lo más semejante a una leonera...- :D

Besos!

David Mariné dijo...

eres una romántica.

chatnoir dijo...

bahhh es que fui a casa de mis padres y menuda remodelación de habitación que han hecho...

Besos!